Us and them.

John+Paul+Jones

Cambias de peinado, cambias de ropa, cambias de marca de lentillas, de ambiente, de estado de salud, de trabajo, de forma de pensar, de casa. Cambia la facultad, cambian las cosas que cuelgan en las barandillas, las fiestas, los trabajos, los planes. Hoy piensas que te vas y que mañana vuelves. Pero no te llegas a ir, o nunca llegas a volver. 

Lo que quiero decir es que pasamos más tiempo diferentes que siendo los mismos, Y aunque vayamos cambiando por partes, no parece que haya nada que haga que permanezcamos siendo nosotros. 

Anuncios

Autenwhat?

0004
La gente habla constantemente de no copiar, no imitar imitar a los demás, que eso te hará auténtico. Por esta norma, Picasso no es auténtico. No solo copiaba, sino que mejoraba las cosas que copiaba de los demás.
Todo el mundo copia, extraen lo que de una persona les gusta para usarlo ellos mismos. A mi eso no me parece una ofensa ni un ataque contra la autenticidad. Las cosas se crean, se copian, y se mejoran. Y ya, no hay que darle más vueltas.
Con respecto a la autenticidad, no lo se aún. Ser auténtico, no serlo, creo que son términos, lo único que tenemos que hacer es encontrar nuestras personas. Unos se tacharán de auténticos, otros no, otros te tacharán de serlo o de no serlo, pero ¿y qué? ¿en qué aspecto mejora tu vida que ese concepto te sea aplicado?
Lo mejor que podemos hacer es ser coherentes con nosotros. Porque una vez que sabes quién eres y lo que quieres, las cosas no te afectan tanto, no te hacen daño, y los términos pierden importancia. Y qué más da de lo que te tachen, si sabes que no es verdad.

PD: La mano es un burdo intento de copia de un dibujo de Raphael. I’m a monster.

Cuando recuerdes el pasado, recuérdalo tal cual era.

Vives, rompes cosas, conoces personas, las olvidas, te olvidan, pero no hay para tanto. Consiste en entender que eso es la vida, mientras hacemos otros planes, como dijo John Lennon. No hay que pensarlo excesivamente, simplemente hay que continuar. Porque muchas personas viven esperando a que deje de llover, pero lo que no saben es que el sol sale todas las mañanas. Solo tenemos que verlo.

¡Mierda! ¡Instalaciones!

Coges un pincel, lo manchas de óleo, lo llevas al lienzo, la cagas, te asustas, coges otro pincel, lo solucionas. Queda mejor de lo que te esperabas.

Viene una mosca en pleno diciembre a saludarte (y a comerse tus tortitas).

Coges otro pincel, y hasta que lo dejas pasa una hora. Paras, miras el reloj. Necesitas café.
¡Mierda! Me acabo de tomar un café y son las siete y media de la tarde!
Terminas de pintar, no te gusta. Lo odias. Te pasas la noche pensando como podrías solucionarlo. La cagas. Lo dejas peor de lo que estaba. Lo arreglas. Te encanta. ¡Vaya, ya está amaneciendo! …Mejor me voy a dormir, ya iré otro día a Instalaciones…

Cosas de pastafaristas.

Dibujar en una ventana con vaho; pasear cantando a todo volumen bajo la lluvia, y reírte cuando la gente a la que no habías visto venir pasa de largo mirándote raro; correr hasta que dejas de sentir las piernas; calentarte con el secador; despertarte una mañana y ver nieve; el frenesí de comprar cosas; decir la mayor chorrada de la historia y estar tres meses riendo; un beso de esos que hacen que la cabeza te de vueltas y la memoria visceral estalle; el olor de esa persona; una mirada con un extraño del que te acabas de enamorar; los domingos por la mañana; dibujar llena de inspiración; que te den un consejo en un mal día y que seas incapaz de olvidarlo; llorar por maravillas que te han escrito; mirar una obra de arte y entenderla, sentir lo que el autor ha querido que sientas; hacer snow y que el giro te salga perfecto o en su defecto caerte y partirte el culo en la nieve con la gente que te estaba mirando; ver, tocar o estar con animales; beber con tus mejores amigos; sorpresas de gente inesperada; descubrir un capitulo que no habías visto de tu serie favorita; recordar viejos momentos con alguien especial; salir de la ducha sin prisa y echarte crema; las tormentas de verano; despertarte sin necesidad de despertadores; dormirte mirando el cielo naranja o las estrellas; que dé tiempo a todo por la mañana; comer chocolate con leche; no planear algo y que salga perfecto; el café más dulce del mundo, y su correspondiente olor; un anti estrés; salir del último examen del curso; comida china con tus amigos; ver contentos y sonriendo a las personas a las que quieres y sospechar que has influido en esa felicidad, aunque sea un poco; el olor de la madreselva; escuchar por primera vez una canción y enamorarte de ella; encontrar un animal por la calle y acariciarlo; tocar la guitarra; ver llover desde el calor de tu casa vacía, ver que aún te queda tiempo para hacer todo lo que quieres, leer y tener que cerrar el libro para comprender la fuerza que tienen las palabras; las ganas de llorar, gritar, reír, o saltar escuchando Pink Floyd, AC/DC, Led Zeppelin, o en general, música de verdad; llorar con una película; descubrir que alguien te está mirando y observar con sigilo cómo se sonroja; hacer un ejercicio a la primera; el olor a barro, tierra mojada o humedad; la vaselina; la textura de la cara tras echarte crema; los días de sol sin nubes; aislarte con los cascos y cantar gritando; el AXE Twist; leer un libro y no poder dejarlo; observar un paisaje y sentir la belleza de la naturaleza; recordar el pasado con los demás; que te recuerden un gran ridículo que hiciste y reírte de ti mismo; estirarse; ponerte las lentillas a la primera; el primer baño del verano; hacer locuras; saltar vallas; que te digan algo increíble un día cualquiera; mirar el reloj en una clase aburridísima y comprobar que queda un minuto; hacer deportes en grupo; que te feliciten por algo bien hecho; viajar; reír tanto que pienses que se te va a escapar un poquito de pipi; ilusionarse y que se haga realidad; una idea; leer algo que escribiste en tu infancia; rascarse; hablar de cosas de las que jamás pensarías haber hablado; las cosquillitas; la confianza; percatarse; vivir.

Imagen

Un unicornio rosa invisible

Imagen
Me gustan las rosas rojas y blancas, las amarillas no mucho y las rosas me dan un poco igual. Mi flor silvestre favorita es, sin duda, la amapola, me encanta su color y su olor, pero en olores he de decir que mis favoritos por encima de todos son la madreselva y el jazmín.
Me gusta ponerles canciones a todos mis estados de animo, pero cuando ando odio seguir el ritmo de las canciones, me recuerda a pajaritos y a bailes coreografiados de películas para mariquitas y niñatas. También me encanta ver llover dentro y fuera de casa, pero si estoy fuera me gusta ir ligera para poder cantar y bailar a mis anchas. Me gustan los días soleados sin nubes, pero que tengan una suave brisa cálida para no asarme, y los días de viento me encanta escucharlos desde mi cálida cama. Para los colores, no tengo ningún favorito, pero hoy me gusta el color azul, y creo que mañana también. No pensar las cosas se me da bien, pero debería replantearme muchas veces porqué me cuesta tanto anteponer el deber al placer, y ahora lo he descubierto, pasará un tiempo hasta que lo solucione. No creo que pueda llegar a explicar lo feliz que soy rodeada de animales, y cuando miro el mundo y veo lo desgastado que está me dan ganas de estar tres metros bajo tierra, pero esa felicidad hace incluso que esos días merezcan la pena.
Sentirme querida es fantástico, pero más es hacer que la gente que me ha hecho sentir así, se sienta de la misma forma por cosas que he hecho. Odio acabar mal con las personas, pero es algo que, a veces no puedo evitar.
Se que le doy demasiadas vueltas a las cosas, canso mucho y termino creando una sensación de agobio, pero luego me doy cuenta e intento compensarlo. No es gran cosa, pero es realmente difícil dejar de hacerlo. Confiar en la gente me es fácil, pero me es más fácil pensar que de un momento a otro van a irse sin despedirse. Son muchos de mis miles pensamientos irracionales que me comen la cabeza y hacen que estropee las cosas buenas que tengo, pero también me gusta pensar que las personas que cruzan la barrera están un paso más lejos de salir de mi vida y olvidarla.

Me molesta que intenten fastidiarme los días felices, aunque sea de broma, y me molesta mas enfadarme por bromas. No debo jugar a luchas porque soy muy burra y hago daño a los demás, pero aun así me encanta. No soporto que me pique la planta del pie, pero me encantan las cosquillas en el cuello y en la cabeza. Adoro mi habitación cuando está ordenada, pero es algo que se ve tres días de los 365 del año. Si tuviera un trastorno alimenticio sería la bulimia, jamás podría dejar de comer. Mis manías son absurdas pero también me gusta cuando las llevo a cabo: siempre me pongo la lentilla derecha, y en cuanto pierdo la vaselina me duelen los labios. Odio las calenturas que me salen cuando bajo de defensas, pero me ayudan a apreciar mis labios sanos, del mismo modo que el acné.
Se que no soy perfecta, ni siquiera me acerco, pero tampoco soy tan horrible como parezco en mis peores días, o me siento después de hacer esas cosas que solo hago yo. Intento reparar mis errores, pero no voy a disculparme por más de lo que he hecho para solucionar algo. Creo que ya dejé atrás esa fase, y me siento orgullosa de ello.

Me dejo muchas chorradas que me me encantan, y muchas manías irritantes,  aunque con estas es suficiente. Consideraba necesaria una breve pero no tan breve parrafada de mi forma de ser, porque ayer me olvidé de como era. Y no quiero que vuelva a pasar.