Tú ya tenías razón

Hablas y tienes razón. Y lo reconozco, no soy la persona más elocuente del mundo, pero mi problema es que yo sí que escucho, y escucho lo que quieres decirme, aunque ojalá escuchara lo que jamás me dirás. Y me haces sentir culpable.
Hablas y tienes razón, y lo pienso y le doy la vuelta, y vuelvo a encontrar mi versión, pero ya te has ido, porque tú ya tenías razón. Y no pasa nada si lloro en el baño o en mi habitación. No pasa nada porque no es la parte que venías a escuchar. Porque tú ya te has ido. Y tu sí tenías razón.

Anuncios