Quiere a tu radical.

La vida es dura para los radicales, los “bohemios” de esta nueva época, individuos a los que les gusta la lluvia y los truenos y observar a los transeúntes por la calle. Ellos tienen el doble de todo, doble de enfado, doble de alegría, doble de culpabilidad, doble de ridiculez; ellos, a veces solos e individualistas, y a veces amigables y altruistas, pero siempre excéntricos. 
Esos radicales que no encuentran grises en sus pensamientos, o todo o nada, un día alegre no existe para ellos, es el mejor de todos, y un día triste no se acaba mañana, es un pozo negro que te impregna como el petróleo. 

Pobres ellos, que creen que buscan tranquilidad y persiguen las tormentas, que sólo están a gusto cuando están solos, que están en su salsa sin encender la luz. Oh si, todos tenemos un radical alrededor. Igual eres tú el radical, y les toca a los demás comprenderlo.

Quiere a tu radical, el pobre no lo hace a propósito.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s