Un unicornio rosa invisible

Imagen
Me gustan las rosas rojas y blancas, las amarillas no mucho y las rosas me dan un poco igual. Mi flor silvestre favorita es, sin duda, la amapola, me encanta su color y su olor, pero en olores he de decir que mis favoritos por encima de todos son la madreselva y el jazmín.
Me gusta ponerles canciones a todos mis estados de animo, pero cuando ando odio seguir el ritmo de las canciones, me recuerda a pajaritos y a bailes coreografiados de películas para mariquitas y niñatas. También me encanta ver llover dentro y fuera de casa, pero si estoy fuera me gusta ir ligera para poder cantar y bailar a mis anchas. Me gustan los días soleados sin nubes, pero que tengan una suave brisa cálida para no asarme, y los días de viento me encanta escucharlos desde mi cálida cama. Para los colores, no tengo ningún favorito, pero hoy me gusta el color azul, y creo que mañana también. No pensar las cosas se me da bien, pero debería replantearme muchas veces porqué me cuesta tanto anteponer el deber al placer, y ahora lo he descubierto, pasará un tiempo hasta que lo solucione. No creo que pueda llegar a explicar lo feliz que soy rodeada de animales, y cuando miro el mundo y veo lo desgastado que está me dan ganas de estar tres metros bajo tierra, pero esa felicidad hace incluso que esos días merezcan la pena.
Sentirme querida es fantástico, pero más es hacer que la gente que me ha hecho sentir así, se sienta de la misma forma por cosas que he hecho. Odio acabar mal con las personas, pero es algo que, a veces no puedo evitar.
Se que le doy demasiadas vueltas a las cosas, canso mucho y termino creando una sensación de agobio, pero luego me doy cuenta e intento compensarlo. No es gran cosa, pero es realmente difícil dejar de hacerlo. Confiar en la gente me es fácil, pero me es más fácil pensar que de un momento a otro van a irse sin despedirse. Son muchos de mis miles pensamientos irracionales que me comen la cabeza y hacen que estropee las cosas buenas que tengo, pero también me gusta pensar que las personas que cruzan la barrera están un paso más lejos de salir de mi vida y olvidarla.

Me molesta que intenten fastidiarme los días felices, aunque sea de broma, y me molesta mas enfadarme por bromas. No debo jugar a luchas porque soy muy burra y hago daño a los demás, pero aun así me encanta. No soporto que me pique la planta del pie, pero me encantan las cosquillas en el cuello y en la cabeza. Adoro mi habitación cuando está ordenada, pero es algo que se ve tres días de los 365 del año. Si tuviera un trastorno alimenticio sería la bulimia, jamás podría dejar de comer. Mis manías son absurdas pero también me gusta cuando las llevo a cabo: siempre me pongo la lentilla derecha, y en cuanto pierdo la vaselina me duelen los labios. Odio las calenturas que me salen cuando bajo de defensas, pero me ayudan a apreciar mis labios sanos, del mismo modo que el acné.
Se que no soy perfecta, ni siquiera me acerco, pero tampoco soy tan horrible como parezco en mis peores días, o me siento después de hacer esas cosas que solo hago yo. Intento reparar mis errores, pero no voy a disculparme por más de lo que he hecho para solucionar algo. Creo que ya dejé atrás esa fase, y me siento orgullosa de ello.

Me dejo muchas chorradas que me me encantan, y muchas manías irritantes,  aunque con estas es suficiente. Consideraba necesaria una breve pero no tan breve parrafada de mi forma de ser, porque ayer me olvidé de como era. Y no quiero que vuelva a pasar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s